Esther Martin Agosto 21, 2010

Felicidades!!!

Una paraje increíble en el valle del Tiétar, unos compis de alojamiento (Álvaro y María) encantadores, y con anécdota incluida (un problemilla con las llaves de la casa). Comidita en la piscina y cuando llegamos a casa de Sandra nos encontramos con una novia disfrutando de cada momento y sin parar de reirse, que mejor comienzo para un día tan especial.
El calor no fue un impedimento, de echo hubo quien se atrevió a darse un chapuzón en la piscina, cantar canciones propias del lugar y Sandra cumplió su sueño de niña de cortar la tarta con una espada ;-). En definitiva una boda divertidísima y nuevamente rodeados de viejos amigos como Patri, Sergio, Mimi y algunos nuevos que hicimos y con los que esperemos volver a coincidir en nuevos eventos.

Un abrazo fuerte
Cris, Esther, Mariola y todo el equipo de ML Fotógrafos