Esther Martin septiembre 8, 2018

Apunto de empezar con la nueva temporada de bodas, hoy os presentamos este precioso reportaje de Natalia y Luismi que a pesar de un 8 de septiembre bastante lluvioso no impidió que fuera una preciosa boda, donde los novios lucieron con luz propia. Y hablando de luz, se que a la gran mayoría de los novios les preocupa que llueva el día de su boda, pero a pesar de los inconvenientes que la lluvia puede traer también trae unas ventajas fundamentales para nosotros los fotógrafos, una luz preciosa y los colores de la vegetación mucho más intensos.

Esperamos que os guste este resumen de la boda de esta simpática pareja en la finca “El Gallinero” y fortísimo abrazo para Natalia y Luismi de parte de todo el equipo.