El pilar de nuestro trabajo es, y siempre ha sido, captar las emociones y la complicidad que viven nuestros novios un día tan especial como es el día de su boda. Emociones y cariño que muestran tanto entre ellos como con sus familiares y amigos más cercanos. Pero no solo nos centramos en ellos (aunque son sin duda los protagonistas del día). Para nosotros también es importante captar lo que pasa a su alrededor. Reflejar esos pequeños detalles que pasan sin que ellos se den cuenta es lo que realmente da valor a lo que hacemos ya que permite a nuestros clientes revivir momentos de los que ellos mismos no han sido conscientes. (ver fotos)

Y es muchas veces en los preparativos cuando pasa la mayor parte de estos pequeños detalles. Pero también es un momento en el que se está con la gente que ha sido seleccionada cuidadosamente para poder disfrutar sin agobios ni estrés o prisas. Otra de las razones por lo que nos gustan tanto acompañarlos a nuestros novios en estos momentos ;).