Admin Agosto 31, 2012

La de veces que habréis soñado con este día, y aunque no lo creáis vuestros invitados también. Es la hora de hacerles saber que os casáis y para ello hay que buscar la mejor forma. La invitación es algo muy importante puesto que es el anticipo a lo que se supone como será el día. Lo ideal es hacer unas invitaciones acorde con la idea que tengáis de vuestra boda, una invitación seria y formal desvela que será una boda de estilo más clásico y tradicional, y una con un toque más original indica que será una boda más sorprendente y divertida. 😉

Por regla general solemos aconsejar que ya sea de un estilo u otro, es que seáis originales y creativos para aumentar así el deseo de asistencia a tan grande acontecimiento.

Es muy importante que en cierto modo tanto la temática de la boda como el color principal de la misma estén presentes.

La elección de la tipografía es también de suma importancia porque se debería de respetarse para el resto de documentos escritos que elaboréis. Tened cuidado con el tamaño y el estilo de tipografías porque pueden dificultar la lectura a las personas mayores.

Si queréis, aprovechad y hacerlas personalizadas o bien representativas de vosotros mismos, como por ejemplo, dibujando unas caricaturas en ellas,  o empezando desde el principio a que los invitados participen activamente de ellas entregando algún juego de papiroflexia o algún puzzle que no desvele la noticia hasta la resolución. También podéis adjuntar un programa tipo “fiestas” con lo que va a suceder durante todo el día.

Algo que vimos y que nos pareció muy original, fue una pareja amante de la música que la invitación era una entrada tipo concierto, además el día de la boda uno de los mejores amigos (el más fuerte y robusto) hacía de portero.

Otra forma muy original es mandarles un enlace al link  de un video que esté colgado en la red diciendo que os a parecido super gracioso  y es entonces cuando vosotros mismos les comunicáis a través del mismo que os casáis (ver un ejemplo más abajo).

Si esto no os convence, hay otro tipo de invitación no tan atrevido pero sí original, como por ejemplo: una cajita con la invitación y un saquito de arroz; una lata con la invitación dentro; una invitación con forma de libro; o la que va en un pergamino dentro de una botella.