Esther Martin junio 16, 2018

En pleno centro de Toledo encontramos “la Hacienda del Cardenal”, son muchas veces en la que hemos estado en su puerta pero nunca habíamos entrado. Nada más pasar el umbral te encontraras con un sorprendente paraíso verde de un encanto inimaginable, con el exquisito trato personal por parte de Charo y unas fascinantes vistas desde la mismísima muralla.

Sin duda un lugar donde casarse o pasar unos días de vacaciones, donde encontraréis belleza, atención, flexibilidad y el mejor de los tratos.

Pero yo no solo os voy a hablar del donde, también os hablaré de Marian y Aurelio. Una pareja encantadora con la que tuvimos la suerte de ver en vivo y en directo la pedida de mano, creo que no olvidaremos aquel momento de rodilla en el suelo de Aurelio y la cara de sorpresa de Marian, menos mal que lo tenemos fotografiado y en grabado en video, je jeeeee ;-), aquel fue sin duda un gran momento.

Un año después hemos ido viendo como la ilusión crecía hasta llegar al gran día, con unos novios radiantes de felicidad, emocionados en la ceremonia y llenos de complicidad durante toda la boda. Con un motón de detalles que nos contaban cosas de esta singular pareja, como su gusto por las artes marciales y Japón con un pasillo de Bokken a la entrada del salón y el tocado de la novia emulando flores de cerezo muy presentes en la cultura japonesa. O su aficción por Star Trek y otras “fricadas” que nos encantan.

Esperamos que os guste este resumen que hemos preparado y volver a veros muy pronto.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo.